Tacones lozanos

Era un martes a finales del mes de julio y un golpe de calor azotaba la ciudad por aquellos días. Andaba por la calle una señorita de mediana edad, todavía joven como para tener hijos, pero demasiado mayor para tratarse de una estudiante. Iba muy bien vestida, con su larga, castaña y reluciente melena; su … Sigue leyendo Tacones lozanos