Street Stories con Pau Donés y su Jarabe de Palo

“Hoy el mundo ha dao otra vuelta”, pero él ya lo había abandonado, dejándonos un pasado bañado por sus canciones a toda una generación de adolescentes criados a finales de los noventa y en la primera década del siglo XXI.

No hacía ni dos horas que nos habíamos enterado de su vuelo hacia mejores confines cuando he recibido un mensaje de mi primer novio de adolescencia a través de Instagram:

“La primera vez que escuché Jarabe de Palo estaba en un bareto contigo y, más de 25 años después, Don Pau ha fallecido DEP”. Leer este mensaje me ha transportado de regreso a un pasado en el que prácticamente cada año sonaba un hit diferente de Jarabe de Palo. Recuerdos acompasado de rimas sensatas y pegadizas. Aquel verano en el que todas queríamos ser La Flaca para que el chico que tanto nos gustaba nos cantase “Por beso de La Flaca daría lo que fuera”. Depende, cuando todo en nuestra adolescencia eran preguntas y dudas y Pau nos enseñó que existen los grises. Bonito, que nos hacía creer que podíamos con todo, aunque nos atormentase este o aquel trauma. Grita era la canción que le cantábamos con toda nuestra alma a nuestra mejor amiga. Los inconfundibles tambores de Agua, dibujando con su poesía el mal de amores y el sabor a sal que se te quedaba tras la ruptura con ese primer amor.

El siguiente mensaje sobre la muerte de Pau ha sido en mi grupo de amigas del cole: “Chicas, inevitable no acordarnos hoy de nuestro encuentro con Pau Donés en Milán. Qué pena. DEP”. Y es que Jarabe de Palo y su recién estrenado álbum De vuelta y vuelta fueron la banda sonora de nuestro viaje de fin de curso de COU, antes de nuestra graduación y de separar nuestros caminos para ir a la universidad y, posteriormente, continuar cada una con su vida. Corría 2001 y viajamos en autobús, junto al resto de compañeros de promoción, por la Costa Azul y el norte de Italia, hasta llegar a Roma y volver. En nuestra parada en Milán, justo frente al Duomo, en aquella plaza, un día frío y soleado de febrero, nos cruzamos con él, que horrorizado de vernos a todas corriendo hacia él y rompiendo su tranquila discreción, intentó hacerse el loco y huir. No lo culpo. Al verse sorprendido por un grupo de adolescentes españolas, cedió y conseguimos hacernos una foto con él. Un reliquia de foto, de un tiempo que todas añoramos y recordamos con mucho cariño.

Y el último mensaje que me ha llegado era de mi hermano, que me enviaba un post de la actriz Toni Acosta en Instagram donde se ve un recorte de la revista El País Semanal, donde el mismo Pau explicaba que la recordaba que la canción Una vez, un sueño era la canción que inspiraba a una joven camarera de un restaurante mexicano que se acercó a él y sus acompañantes cuando ya habían salido del local para decirles que se había hecho una fotocopia gigante de la letra de la canción y que estaba frente a su cama para ayudarla a cumplir su sueño. Abajo, la actriz reconocía que era ella aquella camarera, que había conseguido su sueño y que todavía conservaba aquel artículo escrito en 1998.

Otra maravilla de Pau que me ha acompañado a lo largo de los años, y que guardo como oro en paño, es una imagen de una campaña publicitaria (no he conseguido averiguar de quién es) contra la anorexia. Tras el rotundo éxito de La Flaca, que alzó a Pau Donés y su Jarabe de Palo al estrellato, en una sociedad que empezaba a concienciarse de que, dados los exigentes cánones de belleza, muchas jóvenes acababan enfermas de anorexia por dejar de comer para alcanzar dicha belleza mediática, Pau no dudó en colaborar con una preciosa campaña en la que el mensaje que cualquier chica es bonita como sea ella misma. Pau no quería que nadie malinterpretase las letras de sus canciones y las sacase fuera del contexto musical en el que fueron creadas. Las canciones, igual que las historias, no dejan de ser ficción, quizá inspirada en hechos reales, pero ficción, que por muy aspiracional que sea, únicamente se trata de la manera artística que tiene su autor de expresar sentimientos. A mí esta campaña me llegó y hoy también se convierte en uno de los grandes tesoros de su legado.

Cada uno de nosotros tiene una anécdota o un recuerdo acompañado por uno de sus temas. Pau Donés se lleva un pedacito nuestro con él, con la suerte de que, gracias a su don, podremos recuperarlo siempre que queramos a través de sus canciones.

Mientras escribo, en Barcelona llueve y truena con muchas ganas. Probablemente sea la conjunción de la tristeza de toda una generación que nos enamoramos con y de sus canciones. Este año la primavera realmente no ha llegado, como cantaba en su canción De vuelta de todo. Una primavera nunca vivida, que además de privarnos de los mejores día de sol, del florecer de árboles y parques, también nos arrebató hoy una de las voces y maneras de componer más genuinas del país. Por todo eso que tu nos diste, te deseo una feliz aventura al más allá. DEP.

2 comentarios sobre “Street Stories con Pau Donés y su Jarabe de Palo

    1. Silvia, Pau estaba oyéndote cuando escribías este texto que es un homenaje en toda regla. Si Pau Donés nos gusta es porque conecta con nosotras, como tú lo has hecho. Gracias por poner palabras a mis sentimientos. Un placer leerte. Gracias. Besos

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s