Bienvenido Señor Blu

–Ozú, ¡qué caló! –barritó el señor Blu, tirándose el agua del charco por encima. Un oasis en medio de aquel desierto de arbustos amarillos y tierra color ceniza.

–Quietos todos –paró en seco la señora Bruna, para que ninguno de sus cachorros continuara adelante. –Voy a ver qué es eso que se mueve.elephant-48545_960_720.png

–Buenos días, soy Bruna, Dinosauria Emérita por la Flora y Fauna del Desierto de los Monegros.

–¿Flora? ¿fauna? Jajaja –rió el elefante.

–¿De qué se ríe, viejo bicho con manguera? –se indignó la señora Bruna.

–Disculpe, pero no vi nada de eso que usted menciona en tantos y tantos  kilómetros que recorrí hasta llegar aquí. Mi nombre es Blu.

–Nunca antes vi un animal como usted, señor Blu. Explíqueme de dónde viene y veremos si puede seguir disfrutando de nuestro oasis.

–Apiádese de mí, señora, era un esclavo de circo que acaba de encontrar la libertad en este árido paraje. Me trajeron aquí desde Málaga para participar en el festival.

–Entonces dígame, ¿qué podría hacer usted por mi familia?

–Ya lo ha visto, puedo ejercer de ducha. Pero no me saquen el látigo, que sea algo pactado, por favor.

Lo consultaré con mi marido. A ver si así deja ya de hablar de toros y fútbol con el señor Osborne, que es un rancio y un altivo.

Desde aquel día, el señor Blu fue el encargado de duchar a toda la familia de diplodocus y tuvo un hogar a la sombra de los monumentos pétreos de Jubierre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s